LAS PEQUEÑAS CAUSAS EN EL PROYECTO DE CÓDIGO PROCESAL CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN

LAS PEQUEÑAS CAUSAS EN EL PROYECTO DE CÓDIGO PROCESAL CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN

Queremos conocer tu opinión:

1.- A continuación haré unas brevísimas reflexiones sobre un tipo de   proceso  con  oralidad “pura”, si cabe la expresión, porque  los procesos ordinarios  por audiencias  son “mixtos”,  con  actuaciones  escritas (demanda, reconvención, contestación de ambas, oposición de excepciones,   incidentes, recursos, etc.) y otras orales, (intento de conciliación, saneamiento del proceso, decisiones sobre hechos conducentes y prueba pertinente,  y, finalmente,  producción de prueba).

            2.- Como es sabido, se encuentra en el Congreso de la Nación el Proyecto de Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, elaborado por una comisión de juristas en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. En ese Proyecto,  a partir del artículo 432 se regula lo que se ha denominado “posesos  de justicia inmediata”.

            Esos procesos,  según  lo dispuesto por el artículo 401,  son los  siguientes:  1) tutela y curatela; 2) materias de vecindad, medianería, propiedad horizontal y locaciones;  3)   las demandas cuya cuantía no exceda el monto de inapelabilidad establecido en el Código (ese monto  será establecido anualmente por la  Corte Suprema de Justicia de la Nación, según el artículo 329, inc. c) ;  4) autorización para ejercer actos jurídicos;  5) autorización  para contraer matrimonio; 6) copia y renovación de títulos .

            La mención en el inciso 2) a las cuestiones de locación, obviamente excluye el juicio de desalojo que está regulado especialmente.

              El trámite  se inicia   con una  solicitud de audiencia en un formulario que contiene los  requisitos mínimos para individualizar a las partes, indicar el objeto  de la pretensión y la prueba de la que intenta valerse  el peticionario. Recibida la solicitud se fija una audiencia a la que deben concurrir las partes personalmente, con patrocinio letrado. El reclamante quedará notificado por nota (art. 432)[1].

            En la audiencia,  el juez escucha a las partes,  quienes formularán sus pretensiones y ofrecen y producen la prueba;  concluida la audiencia  dicta sentencia en forma oral quedando las partes notificadas. Si se deduce recurso de aclaratoria debe resolverse en la misma audiencia;  el recurso de apelación, en su caso, se interpone fundado  y se sustancia también en la audiencia (cabe señalar que en los casos de menor cuantía, la sentencia es inapelable). Como se advierte, se trata de un proceso totalmente oral.

            3.- Desde hace tiempo se viene bregando por  legislar un procedimiento  especial para las los procesos de poco monto y también para aquellos de escasa complejidad. Desde ese punto de vista es plausible  la previsión del Proyecto; sin embargo,  se duda de  que los  jueces, con la carga de trabajo actual,  puedan  atender estos procesos, teniendo en cuenta que, además, deberán  presidir  las audiencias previstas para los juicios ordinarios. Se debe  tener presente que puede haber un número importante de casos dentro de los enumerados en el citado artículo 401.

            Las experiencias realizadas sobre la implementación del proceso oral [2] no incluyen los  procesos que estamos analizando,  done todos los actos son orales y el juez tiene que dictar sentencia  en la misma audiencia. Lo ideal será crear un fuero especial para pequeñas causas pero creo que ello sería impensable en estos momentos. Habría que pensar en formas alternativas como la posibilidad de esas audiencias estén presididas por el Secretario con un eventual recurso ante el juez u otras maneras de descargar la tarea de los magistrados.

            4.- Sería interesante conocer las opiniones de los jueces y los  abogados  sobre los procesos totalmente orales,  principalmente de los primeros, acerca de la posibilidad práctica de implementarlos en la forma que está prevista en el Proyecto: esas opiniones podrán  ser muy útiles al legislador que, en su momento, deberá analizarlo.

            Recibiremos esas opiniones por email enviados a Fundesi@fundesi.org.ar . Nos Comprometemos  a analizaras, clasificarlas y oportunamente hacerlas llegar a quien corresponda. Incluso podrá promoverse debates entre quienes tienen opiniones diferentes.

Dr. Roland Arazi


[1] El término “por nota” es una denominación antigua que concuerda con la terminología del Proyecto; en rigor significa “notificación automática” (art. 93)

[2] Ver Héctor  Mario Chayer y Juan Pablo Marcet “La oralización del proceso civil, Resultados a un año de su implantación en Buenos Aires, L.L.  2028-A”

5 comentarios

  • Estimado Dr. y Profesor todos los procedimientos que ayuden a acelerar los tiempos de la justicia son buenos. El problema de las audiencias orales, en la forma que está redactada, es el tiempo. Con mi experiencia al frente de un Juzgado de Familia, la audiencias verbales son impescindibles por muchos motivos, pero el más importante para mí es que el justiciable conoce la cara del juez o jueza. Sabe quién es. Pero a modo de ver se necesitarían muchos Juzgados para atender dichas causas, desde el punto de vista práctico, salvo que el Juez no concilie, se limite a escuchar las pretensiones, recibir y valorar la prueba y dictar sentencia. Pero aú así, cuántas audiencias prodría celebrar por día para ser eficaz? Y con ello, además se corre el riesgo de empezar a fijar audiencias con demaisa antelación, con lo cual -a la larga- el resultado es que muchas de la situaciones al momento de celebrar las audiencias se encoentrarán superadas o totalmente distintas.
    Saludos cordiales

    daniel juan canavoso Reply
    • Su experiencia como Juez de familia es muy importante. En general todos coincidimos en las bondades de la oralidad pero el tema reside en los recursos humanos y materiales para una oralidad “pura” que incluya la etapa de postulación y todas las actuaciones posteriores. Cordialmente, R.Arazi

      Fundesi Reply
  • Coincido en que el problema radica en el recurso humano. Quizás se podrían designar conjueces a propuesta de los Colegios de Abogados y Facultades de Derecho.- Previos antecedentes y para cada caso. Retribución ……

    Luis de Pró Reply
    • Estimado Luis. Todos coincidimos en las bondades de la oralidad; el tema reside, como usted señala en la capacidad de los Juzgados para recibir todas las peticiones en forma oral (demanda, contestación, oposición de excepciones, prueba, sentencia). Cordialmente R.Arazi

      Fundesi Reply
  • Coincido con el profesor Arazi en que, para tener éxito, sería necesario crear un fuero especial y ello no necesariamente será suficiente. No todos los casos serán tan sencillos como para admitir sentenciar oralmente. Tampoco la baja cuantía es siempre sinónimo de sencillez. En muchos casos, una sentencia oral podría ser mera intuición.

    Martin Furman Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *